Belaventura

A comienzos del siglo XV, la guerra milenaria entre Redenção y Valedo; liderada por los duques Otoniel y Severo, finalmente llega a su fin con un acuerdo de paz para unificarlos, creando el reino de Belaventura. Otoniel es coronado como un rey después de una disputa en el torneo medieval. Otoniel es el padre del príncipe heredero Enrico, la noble Lizabeta y la amarga Carmona, que detesta a su hermano en secreto por no ser elegido como sucesor del trono; está dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguir la corona. Todos ellos son hijos de la reina Vitoriana que es misteriosamente envenenado durante el torneo y muere. Severo es culpado por su muerte y se ve obligado a desaparecer por muchos años. Los jóvenes herederos fueron atendidos por Elia, una niñera que nunca tuvo hijos.

Cuando era joven, Enrico de diez años de edad, conoce a Pietra, una campesina de quien se enamora y no puede olvidar. Quince años pasan y Pietra es ahora una chica fuerte y hermosa, que fue criada por Biniek; su padrastro borracho que la maltrata. Su madre, Lucy, desapareció tras constantes ataques de la Orden Pura; un grupo inquisitorial que promueve la caza de brujas, dirigida por el maquiavélico Cedric, que también es el asesor del rey.

Pronto, Enrico se encuentra a Pietra de nuevo después de mucho tiempo y los dos, dados al amor prohibido, deciden luchar juntos, incluso si culmina en la renuncia al trono de Enrico. El mentor y protector de la pareja es Bartolion, el sabio del reino, que conoce todos los poderosos secretos y los ayuda en la misión de unir a la realeza y a los campesinos. Severo también regresa al reino con un corazón lleno de odio y venganza, cada vez más manipulado por su esposa Marion; una ambiciosa y falsa duquesa, que nunca ha aceptado el hecho de que no se convirtió en reina. Marion tiene la intención de utilizar todos los medios para lograr sus objetivos y manipular a su marido para conspirar contra Otoniel. También es amante de Fernão, consejero de familia...