Dame chocolate

Rosita Amado es una joven adorable, de buenos sentimientos e inteligente, pero como nada en este mundo es perfecto, tiene un 'pequeño' defecto que marca su vida y su destino.
Nació y vive en Chinches Bravos un pueblo en la península de Yucatán. Se crió junto a su tía abuela Dulce, sus tíos Hortensia y Diosdado y su prima, Azucena. Su madre murió al nacer y su padre desapareció cuando aún era muy pequeña.
Juan Amado, el abuelo de Rosita, lleno de dolor por la muerte de su hija huyó a los Estados Unidos para tratar de olvidar su pena, rehacer su vida y ayudar a su familia en México. Juan y Rosita comparten una marca en la piel que los identifica como herederos del "gran secreto del Dios Maya Ek Chuah" el gran guerrero y Dios del Chocolate. Esto los convierte en los únicos conocedores de la liturgia de la fabricación del chocolate más exquisito jamás creado.
Cuando Juan Amado se fue a los Estados Unidos trabajó como jardinero en la mansión de Ann Remington, una adinerada artista, liberal, llena de luz… y viuda. Ambos se enamoraron y se casaron. Gracias a los conocimientos técnicos y mágicos de Juan sobre el proceso de fabricación del chocolate, montó una fábrica que salvó a la familia Remington de la quiebra. Al morir Ann, Juan heredó la fortuna que él mismo salvó y a una hija del matrimonio anterior de Ann: Grace Remington, quien siempre lo odió y se casó siendo muy joven para escapar de él, pero el matrimonio fracasó dejándola con un niño pequeño: Bruce Remington.