Muchacha italiana viene a casarse

Fiorella Bianchi (Livia Brito) es una joven italiana, sencilla, humilde, y sobre todo muy hermosa y de buenos sentimientos. Huérfana de madre, cuida y mantiene a su hermana menor, Gianna (Ela Velden), de 17, que tiene una condición cardíaca y a su padre, Mario (Ricardo Blume), aquejado de neumonía y cuando éste muere, Vittorio Dragone (Enrique Rocha), dueño de un importante restaurante italiano establecido en México le propone matrimonio a Fiorella y promete hacerse cargo de los gastos médicos de su hermana. Como es bastante mayor que la muchacha, Vittorio le envía una foto de cuando era joven, Fiorella, empujada por las necesidades y la ilusión de casarse con un hombre bueno, acepta. Las dos hermanas viajan a México, en donde por una serie de desencuentros, se pierden. Nunca encuentran a Vittorio y después de muchas penurias, logran llegar a vivir al paradisíaco Rancho de la prominente familia Ángeles; donde Fiorella obtiene un trabajo y consigue que Gianna reciba tratamiento para su mal cardíaco. Es ahí donde encuentra a Pedro Ángeles (José Ron), el hombre de sus sueños, que también se enamora de ella; y a su ambiciosa y mezquina familia que vive inmersa en la lucha por una herencia construida a base de misterios y algunos crímenes. Las diferencias sociales entre ellos son enormes, pero aun así, Pedro y Fiorella buscan defender su amor de los obstáculos del destino; sin embargo, Vittorio, que nunca cejó en su empeño de encontrarla, lo hace y pone en marcha sus planes para casarse con ella.